domingo, agosto 19, 2007

Hace tiempo (Real)

Pensando y releyendo los últimos posts, he recordado una sesión de cine hace años, con una antigua pareja.




Soy incapaz de recordar el título de la película, pero sí recuerdo los cines Buñuel, la primera sesión, el cine casi vacío, y que la cinta era un auténtico coñazo.




Mi chica llevaba un vestido muy ceñido, escotado, con una faldita corta, muy corta, que dejaba gran parte del muslo al descubierto.




No habían pasado 20 minutos, cuando retiré mi mano de la suya, y comencé a acariciar su rodilla. Despacio fui acariciando su muslo hacia arriba, por su parte interna. Ella entreabrió sus piernas un poco para facilitarme el camino. Me volví hacia ella: su lengua esperaba a la mia, en su boca entreabierta, casi casi jadeando ya con mis caricias prohibidas.




Nos besamos y mi otra mano alcanzó a acariciar sus pechos, por encima de su vestido primero, por debajo después. Sus pezones estaban duros, tensos, excitados.




Seguí acariciando por su muslo hasta llegar a su braguita. Acaricié su coño por encima de la tela: estaba empapada. De ella siempre me ponía a cien lo mucho que se le mojaba, hasta el punto de en ocasiones chorrear por el muslo sólo con besarnos.




Sentí su mano en mi pierna, buscando mi verga erecta bajo el pantalón. La acarició un poco por encima, desató los botones de la bragueta, y la liberó de la presion del pantalón, que quedó totalmente abierto, y la sacó de debajo de mi calzoncillo.




Yo estaba totalmente excitado, la punta de mi capullo también húmeda, palpitante.




Mis dedos se colaron por debajo de su braga, y comenzaron a acariciar su clítoris absolutamente excitado, casi desafiante, anhelante de mis caricias. Seguíamos besándonos, cuando comenzamos a acaricarnos, a masturbarnos el uno al otro, jadeando entre lametazos de nuestras lenguas, retorciéndonos en nuestras butacas.




Su mano agarraga y estimulaba mi capullo con pasión, deslizándose con facilidad gracias a mis fluidos, arrancándome gemidos de placer. Ella estaba muy reclinada en la butaca, sentada casi en el borde. Mis dedos descendieron buscando su vagina, penetrándola primero uno, luego otro. Salieron empapados y acariciaron su culo, también húmedo por los jugos que fluían de su sexo.




Volví a su clítoris, y ella agradeció la nueva caricia con un gemido mientras su mano se aferraba con más fuerza a mi polla, aceleró el movimiento, y me arrancó oleadas de placer, gemidos, un delicioso orgasmo, regueros de semen en su mano y en mi vientre.




Seguí acariciando mientras acercaba su mano a su boca y la lamía, entre jadeos, me besó, y comenzó a retorcerse en su butaca, sin dejar de besarme, ahogando gemidos, hasta que no pudo resistir y retiró mi mano de su entrepierna.




Nos quedamos un rato quietos, besándonos. Luego nos limpiamos, nos arreglamos las ropas, y abandonamos el cine antes de que terminara la película. eso sí, quedamos en que teníamos que volver a esa sesión pero con condones... cosa que por lástima no ocurrió.


6 comentarios :

Dulce dijo...

Voy a tener que ir mas al cine...
Deliciosa historia.

Besos Dulce.

Maria Alexandra dijo...

Es curioso como ciertas fantasia..se encuentra en el "inconsciente" colectivo...

...Muchas veces he pensado...y planeado un encuentro en algun cine...pero por diversos motivos no he logrado concretar...

Y algo que me llama mucho la atencion ¿porque sera que cuando más deseos sentimos y que la posibilidad de tener sexo se encuentra literalmente a la mano...siempre falta condon?

Me ha gustado ¡mucho! el relato..espero y deseo poder vivir una experiencia similar.

Un beso


Maria Alexandra

palabras de chocolate dijo...

Yo también he recordado una sesión de cine..

besos de chocolate

galilea dijo...

Excitante y morboso... a mi también me has empapado con tu relato...

Besos húmedos.

Saitam dijo...

Cualquie instancia contigo es palcentera....
Sentir tus dedod húmedos en el clítoris en los pezones
En las nalgas... entre ellas

Tus dedos mágicos que hacen desfallecer

Peke Liberal dijo...

Como... me gusta leer y conocer... me he venido a los principios.. al menos de este blog!

Y sinceramente jaja ya no sé si seguir leyendo... me estoy calentando mucho con alguno de tus relatos...

Este cine... digamos que yo lo he vivido también jaja me has hecho recordar... bien bueno.

Un besin