jueves, octubre 25, 2007

Sofá

Me gustan esas noches en las que se acurruca junto a mi en el sofá, y como una gatita se va colocando de manera que alcance a acariciarla.

Poco a poco vamos despojándonos de nuestras ropas, y entre besos acaba sentada delante de mi, entre mis piernas. Echa la cabeza hacia atrás, abre sus piernas, y rodeando su cuerpo alcanzo con una mano su coño y la otra sus pezones.

Ella entreabre su boca y jadea conforme froto su clítoris, y conforme aumenta su excitación, comienza a moverse.

Y así, en unos pocos minutos, se derrite en un orgasmo largo y profundo, que la deja ligeramente traspuesta, agotada, por un momento.

Ayer fue una de esas noches de sofá.

2 comentarios :

LUCERO dijo...

mmm....que ricas sensaciones dejan el imaginar los pasos que tus palabras marcan..."como una gatita "...me encanto esta asociacion que para mi tiene, una doble lectura..
Felicitaciones por tu deliciosa noche de sofá.Besitos

panterablanca dijo...

Huuuuuummm... quién estuviera sentada en tu sofá...