lunes, diciembre 31, 2007

Feliz 2008

Feliz 2008 a todos y cada uno de vosotros.
Mis mejores deseos.

viernes, diciembre 28, 2007

Muero...


Muero de deseo, muero por tus labios, muero por tu lengua, muero por tu boca...



Muero por sentir la húmeda caricia, la delicada succión...



Muero por dejarme llevar...



jueves, diciembre 20, 2007

Colaboración



Esta es una colaboración de una amiga lectora. La historia sigue, y a mi me parece un comienzo excitante. La he copiado exactamente como me la envió, y espero que se anime a escribir el resto.




Besox






Mi chico, mi amor, esa persona tan especial en todos los sentidos, mi confidente, mi amigo, mi cómplice... y sobre todo un amante excelente con el que poder realizar cualquier tipo de fantasía, una mezcla del más dulce de los amores y a la vez, lujuria, desenfreno y pasión.

Hace pocos días nos fuimos de viaje a otra ciudad, surgió el tema así, sin venir a cuento, es más, fui yo quien lo sacó, como el que no quiere la cosa, mezcla de curiosidad, morbo y el no haber estado yo nunca en un sitio así, mi idea era un "club liberal", él se quedó con cara de sorprendido, pues no esperaba que yo le dijera eso, mi idea simplemente era curiosear un rato a ver "qué era" aquello, por internet nos pusimos a mirar clubes, encontramos un par de ellos, no muy lejos de donde estábamos, el solo hecho de estar en el ciber buscando aquello, hizo que me encendiera, la verdad que pasé una noche de lo más caliente pensando en el día siguiente.

Previamente, para evitar confusiones, habíamos pactado que simplemente íbamos a mirar y a que nos miraran, pero los dos juntos, la idea de pensar en ver y que te vean, es de lo más excitante.

Por la mañana estuvimos de paseo por la ciudad, vimos un sex-shop y entramos para ir caldeando el ambiente... hicimos un par de adquisiciones, una de ellas un maravilloso huevo vibrador a control remoto, el mando se lo quedó él, con lo cual tiene el control del asunto, y la otra, un conjuntito de lencéría, todo de rejilla, medias, tanga, top, que me queda muy sexy y sugerente.

A la hora de comer decidimos probar el huevo, me fui al baño y mi chico se quedó con el mando, durante la comida lo iba poniendo y parando, cada vez me calentaba más y más, notaba los colores como subían por mi cara, entre crucé mis piernas y contraje la vagina para presionar con más fuerza el huevo y empecé a correrme, tuve que callar, ni un sólo gemido salió de mi boca para no armar encándalo en medio del restaurante, fue bestial, tener que permanecer en silencio cuando lo que de verdad deseas es ponerte a gemir como una loca, y gritar a los cuatro vientos la corrida que estás teniendo, cómo fluyen los jugos desde mi coño y este se contrae una y otra vez, haciéndote derretir de placer, y más ver cómo estaba él enfrente de mi, ensimismado mirando como disfrutaba y con una sonrisa de oreja a oreja.



Si la comida fue caliente, la tarde no lo fue menos, paseando por la calle, me corrí un par de veces mientras me abrazaba muy fuerte a él, hubo una tercera en el banco de un parque, me acurruqué contra él para sentir su calor y su mano que se deslizó por debajo de mi falda, hasta encontrar con mucha habilidad mi clítoris y hacerme de nuevo caer, más tarde hubo otra, en el coche, yo iba a tope de nuevo, sonriendo, y él paró a un lado de la vía, de nuevo comenzó a masturbarme con sus dedos certeros hasta que otra vez volví a tener otro orgasmo, en este si que me pude explayar más a gusto que en los otros.



Mi chico siguió conduciendo, se detuvo más adelante, en un sitio poco transitado, ahora era su turno, bastante había tenido con verme disfrutar toda la tarde y él quedarse a dos velas contemplando el espectáculo.Se desabrochó el pantalón y debajo apareció su ajustado boxer, a punto de estallar, a través de este se veía a la perfección la silueta de su hermosa polla, la agarré con fuerza y comprobé su dureza, estaba caliente, dura, casi podía percibir como latía en mi mano, tiré un poco del boxer hacia abajo, "plas" saltó su polla como un resorte, quedándose tiesa, altiva, dura, desafiando a la ley de la gravedad, me agaché y empecé a repasar con mi lengua su capullo lentamente, primero todo el contorno insistiendo sobre todo en el frenillo, después con pasión succioné su capullo, humedeciendo todo su glande, preparándole para lo que vendría después, comencé a chupársela, primero suavemente, subiendo y bajando, una y otra vez mientras con mi mano derecha acariciaba sus testículos, poco a poco fui acelerando el ritmo y ganando más profundidad, me detuve unos instantes mientras su capullo tocaba mi campanilla, haciendo que mi chico gimiese de placer, de nuevo volví a ponerme en movimiento, aceleré el ritmo a la vez que le masturbaba, me pidió que simplemente le masturbara y así lo hice, aumenté el ritmo a tope, cogiéndole con fuerza su polla hinchada, amoratada, dura como una piedra, con las venas marcadas, su respiración se aceleraba, se desbocaba, empezó a gemir y de repente eyaculó, su polla se contaría en mi mano en repetidas ocasiones, me encanta ver la cara de mi chico cuando tiene un orgasmo, se concentra al máximo y luego se relaja, me encanta ver su cara, y me encantó ver como salía toda su leche disparada uuufffff.

Después de eso, marchamos al hotel, nos dimos una duchita

Soñé



Hoy soñé contigo y te vi al otro lado, tus dedos entre tus piernas, acariciándote, jadeando, gozando y corriéndote conmigo y para mi.





domingo, diciembre 16, 2007

El teléfono

Muchas noches me susurrabas al oido desde cientos de kilómetros de distancia.


Me contabas como las sábanas acariciaban tu piel, casi completamente desnuda, mientras comenzabas a imaginarme junto a ti.


Me describías el recorrido de tus dedos por tu cadera, el ascenso hacia tus pezones duros, cómo los pellizcabas delicadamente mientras mi voz te jadeaba que desearía que fueran mis labios.


Me narrabas el descenso de tu mano hacia tu vientre, hacia tus piernas, hacia la tela húmeda de tu braguita.


Me regalabas los primeros jadeos cuando acariciabas la deliciosa humedad de tu entrepierna, cuando lamías la dulzura de tu sexo, cuando volvías para estimular tu clítoris y masturbarte conmigo.


Nos dedicábamos nuestros gemidos, nuestros movimientos, nuestros orgasmos.


Me encantaba llamarte.

domingo, diciembre 09, 2007

Despertar

Por fin un buen despertar.

Despertar entre caricias, besos, tu piel desnuda.

Despertar con mis manos acariciando tus pezones, tu espalda, tu culo.

Despertar con mis manos hurgando en la humedad de tu coño y la tuya agarrando suave pero firmemente mi capullo.

Despertar con el sabor de tu sexo en mis labios.

Despertar penetrándote.

Despertar acercándome a ti por la espalda, tu culo en pompa, una mano en tu clítoris y la otra obedeciéndote cuando me has pedido que lubrique con saliva y acaricie tu ano.

Despertar cuando he agarrado tus caderas y te he follado

Despertar cuando nos hemos dejado llevar por nuestros orgasmos.

Despertar entre sábanas y olor a sexo.

Despertar de domingo.

Buenos dias, cielo.

viernes, diciembre 07, 2007

Tarde de ¿estudio?



Me solía llamar de vez en cuando con la escusa de estudiar juntos... y casi irremediablemente sabía que me esperaría así, medio desnuda, tumbada por la cama o el sofá, perezosa, el pelo desordenado, invitándome a despojarme de ropa y tumbarme con ella.




Irremediablemente nos comenzábamos a besar y acariciar despacio, sin prisa... teníamos toda la tarde para "estudiarnos".




Era delicioso desnudarla completamente, observar su mirada provocadora y traviesa, verla abrír sus piernas exponiendo su sexo absolutamente excitado y húmedo, tremendamente húmedo, sabedora de que no me resistiría a lamérselo hasta que se corriera por primera vez en la tarde... y luego dejarme hacer, dejar que se dedicara a mi un rato... y así, entre piel, caricias, olor a sexo y semen, pasar la tarde sin abrir un sólo libro.




miércoles, diciembre 05, 2007

Lo mejor del blog es...

Sin duda, lo mejor del blog, son vuestros comentarios.

GRACIAS


En otros post anteriores he confesado la excitación que me provoca leer blogs y escribir el mio. En muchas ocasiones, bien describiendo situaciones vividas o imaginadas, he acabado colgando un post y ragalándome una deliciosa masturbación.


Sin embargo, algunos de los comentarios que he ido recibiendo a lo largo del tiempo, para mi, se han convertido en lo mejor y más excitante del blog.


Espero que os siga gustando y sigáis dejando vuestros comentarios.


Besox a todas que lo hacéis... y a las que no, también.


domingo, diciembre 02, 2007

Ese delicado beso...

Ese delicado beso, esa posición tuya, ese casi imperceptible temblor, esa excitación, esa traviesa resistencia de tu anillo... Sabes que me encanta, que me resulta irresistible y terriblemente excitante, sobre todo cuando eres tu la que me susurras al oido que quieres sentir allí mi lengua.


Esta tarde se que a ti también te encantó.

lunes, noviembre 26, 2007

Me gustaban...

Me gustaban aquellas frias tardes de invierno en las que apenas apetecía salir, y en las que matábamos las horas en la cama desnudos, acariciándonos, lamiéndonos, corriéndonos.

Me gustaba tu mezcla de timidez y de pasión, que te llevaba a apenas mirarme a los ojos cuando devorabas mi polla y a la vez a beber hasta la última gota de mi semen cuando me corría, a apenas hablar pero a agarrar mi mano para que te follase con un dedo tu vagina húmeda unas veces y tu culito hambriento otras.

Me gustaba sentirte abierta y escucharte entre jadeos y susurros: "por favor, no me folles todavía... quiero sentir tu polla en mi clítoris".

Me gustaban aquellas largas tardes...

sábado, noviembre 17, 2007

Desaba...

...pero ella estaba cansada.
"Mástúrbate aquí conmigo".
Y bajo su atenta mirada obedecí.


Si me esperas así... (deseos)


Si me esperas así sabes que no me resistiré...

Si me esperas así sabes que te quitaré esa braguita, y sin más preámbulos, hambriento, comenzaré a lamer esos glúteos, el camino que entre ambos delimitan, y el delicioso manjar que esconden.

Si me esperas así sabes que sentirás mi lengua y mis dedos en tu ano, en tu vagina, en tu clítoris.

Si me esperas así...

domingo, noviembre 04, 2007

Lo sabes

Sabes que me encantó anoche.


Me encantó navegar junto a ti por aquellos recovecos perversos de internet.


Me encantó excitarme contigo, compartir esos momentos, imaginarte húmeda, acariciándote a la vez que yo.


Sabes que tu voz fueron besos en mis oidos, lamidos en mi piel.


Sabes que tus jedeos excitaron los mios, que tus orgasmos provocaron el mio, que a tu placer lo acompañó el mio.


Lo sabes, ¿verdad?.







Foto

Hoy encontré una foto que le va al pelo a un antiguo post... http://casadodenoche.blogspot.com/2007/08/hace-tiempo-real.html

No quería dejar de ponerla.

viernes, noviembre 02, 2007

Lento...

Te poseeré despacio.

Ganaré terreno centímetro a centímetro.

Te llenaré poco a poco.

Me sentirás avanzar dentro de ti.

Y luego, tomarás las riendas, y bailarás sobre mi tu danza, la danza que a mi me acaba arrancando gemidos y espasmos, la danza que te llava al éxtasis, la danza que me vacía en tu vientre, la danza con la que te abandonas y te conduces al placer, a la pequeña muerte.

sábado, octubre 27, 2007

Ducha


Recuerdo el agua recorriendo su cuerpo, su pelo largo sobre sus hombros, sus pechos mojados, sus pezones erectos.

Recuerdo aquella ducha en la que nos escondíamos las tardes de verano.

Recuerdo su coño húmedo en mi boca, yo agachado, ella contra la pared gimiendo.

Recuerdo su mano en mi polla, su lengua en mi boca, sus nalgas en mis manos.

Recuerdo orgasmos mojados, semen en nuestros cuerpos, sabor a ella en mi boca.

Había una ducha preferida, muchas tardes de verano, en la que aprendimos a explorarnos, acariciarnos, gozarnos y disfrutarnos.

jueves, octubre 25, 2007

Sofá

Me gustan esas noches en las que se acurruca junto a mi en el sofá, y como una gatita se va colocando de manera que alcance a acariciarla.

Poco a poco vamos despojándonos de nuestras ropas, y entre besos acaba sentada delante de mi, entre mis piernas. Echa la cabeza hacia atrás, abre sus piernas, y rodeando su cuerpo alcanzo con una mano su coño y la otra sus pezones.

Ella entreabre su boca y jadea conforme froto su clítoris, y conforme aumenta su excitación, comienza a moverse.

Y así, en unos pocos minutos, se derrite en un orgasmo largo y profundo, que la deja ligeramente traspuesta, agotada, por un momento.

Ayer fue una de esas noches de sofá.

jueves, octubre 18, 2007

Esperé

Te esperé, te busqué, te deseé, te recordé, te llamé, te imaginé, te añoré esta noche entre mis sábanas.

Al menos estuviste en mis pensamientos, en mis movimientos, en mis jadeos, en mi mano, en mi excitación, en mi piel, en mi orgasmo.

miércoles, octubre 17, 2007

Espérame...


Espérame esta noche así, desnuda, hambrienta y ansiosa.

Yo acudiré a saciar tu deseo y tu saciarás el mio.

Espérame; media hora antes de la media noche deremos rienda suelta a nuestras fantasias.


viernes, octubre 12, 2007

Viendo fotos...

Estaba viendo algunas fotos en el ordenador cuando la he recordado..
.
He recordado como nos gustaba el sexo oral juntos, como le encantaba abrirse para mi, o sentarse sobre mi, o de cuelquier manera, colocarse para que pudiese lamer su coño.

He recordado como le encantaba comérmela, como lamía mi polla, y como succionaba hasta llevarme a increibles orgasmos que saciaban toda su sed de mi semen.

Y por esta foto, he recordado como le encantaba provocarme acariciándose a la vez que mi lengua recorría su coño, como su dedo pugnaba con mi lengua por estimular su clítoris, y como me excitaba dejarme llevar por aquella visión.

jueves, octubre 11, 2007

Lo siento...

... pero es que por fin llega el día 12 de octubre!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


¿Y sabéis quien estará allí?

miércoles, octubre 10, 2007

Horas...

Horas para gozarnos el uno al otro.

Horas para vernos, tocarnos, olernos, escucharnos y saborearnos.


Horas para besarnos, acariciarnos, explorarnos, excitarnos, follarnos, corrernos, lamernos, bebernos.


Horas de placer y jadeos, de palabras y silencios, de aroma a perfume y a sexo.


Horas imaginadas ahora vividas.


Horas deseadas.


Sólo tu, yo y unas horas.



martes, octubre 09, 2007

69 tras la siesta

De nuevo fue con el sopor de las siesta...



Despertamos con nuestros labios cerca, rozándose, y mis manos recorriendo su espalda.



Comenzamos a besarnos lentamente, y el recorrido de las manos comenzaron a explorar la turgencia de sus pezones, el calor de sus muslos, la humedad de su coño.



Me incorporé y me coloqué entre sus piernas. Le quité las braguitas y comencé a besar la cara interna de sus muslos, ascendiendo poco a poco hacia su coño. El olor a sexo me estaba volviendo loco, y no me pude resistir el comenzar a lamerlo.



Ella inmediatamente dió un respingo y comenzó a jadear. Su clítoris estaba muy excitado, y respondió desde el primer lametazo.



De repente ella se incorporó y me dijo: "túmbate, quiero un 69".



Me tumbé y ella se colocó sobre mi. Su coño estaba a dos centímetros de mi cara, de mi boca, e inmediatemante comencé a lamer, a la vez que sentía como engullía mi polla.



Estuvimos así un buen rato, yo lamiendo y gozando con la deliciosa mamada, una mano pellizcando cuidadosamente sus pezones, la otra en su culo, jugando en la entrada de su ano, follándolo con un dedo humedecido.



Fue delicioso. Devoró mi polla como hacía tiempo, hasta estar a punto de correrme dos veces, y yo lamí su clítoris como un poseso hasta que ella se desplomó sobre mi entre jadeos y espasmos, en un largo orgasmo que la dejó por unos momentos tumbada sobre mi.



Se incorporó, se puso entre mis piernas, y comenzó a lamérmela de nuevo mientras sus manos masajeaban mis huevos. Luego cambió y comenzó a masajearme el capullo con la mano, mientras se agachaba para lamérme los huevos, y ya no pude más. Fue una corrida deliciosa, que dejó mi vientre, su mano y parte de las sábanas llenos de mi semen.



Es una pena no poder dormir más siestas...





sábado, octubre 06, 2007

Otra vez hace tiempo... (otra vez real).

Fue una noche de verano, terriblemente calurosa, sábado, agosto, creo que en el 88, o quizás el 89.

Por aquel entonces en Zaragoza no se quedaba nadie en agosto, excepto ella, yo y un par o tres de cientos de personas que acudimos al concierto del parque grande.

Ella era todo sensualidad aquella noche, con su faldita corta y su camiseta ajustada, y pasamos toda la noche tonteando, besitos, una mano rozando su pierna hasta un poco más arriba de lo que estar en público permitiría un código de buena conducta, la suya bajo mi camiseta...

Al terminar el concierto, salíamos del parque cuando vimos que mucha gente se apartaba del camino un poco. Nos acercamos y vimos 20 o 30 personas bañándose desnudas en una pequeña piscina infantil (apenas cubría) que lamentablemente ya han quitado. No lo dudamos: bajamos los pocos metros de terraplén, nos desnudamos, y nos metimos en el agua. Estaba deliciosa, y, como el resto de la gente, chapoteamos un rato refrescándonos.

En seguida nos fuimos hacia la parte más oscura de la piscina. arrodillados dentro del agua, frente a frente, y comenzamos a besarnos. Alguna otra pareja hacía lo propio a unos metros. Mis manos comenzaron a recorrer todo su cuerpo, sus tetas, su culo, sus muslos, mientras poco a poco quedábamos sólos a excepción de las otras parejas.

Ella me cogió la polla y comenzó a masturbarme bajo el agua, a la vez que yo alcanzaba su clítoris. Nos quedamos así, dentro del agua, masturbándonos y besándonos como posesos, su lengua y la mia lamiéndose con avidez, mientras nuestros dedos se movían dentro del agua.

La situación era excitante: la noche, el agua, nuestros cuerpos, las caricias, su sexo abierto bajo el agua, mi capullo masajeado, algún gemido en el silencio de la noche,...

Nos corrimos en el agua, besándonos, y nos quedamos así, besándonos un buen rato más. Pasamos una hora en aquella piscina, aunque aun dejamos a una pareja dentro cuando nos fuimos.

Fue deliciosa aquella noche de verano... y la recordé hoy al recordar alguna otra noche con ella. Ya os la contaré.

viernes, octubre 05, 2007

¿Vanidad? ¿Orgullo?

No se, quizás vanidad, quizás orgullo, pero sólo imaginarme capaz de provocarte y excitarte hasta este punto, que leerme te haya hecho palpitar y haya movido tus dedos en tu sexo, y quizás en algún momento en tu imaginación me hayas tenido allá contigo como espectador o protagonista de tus fantasías, me llena de vanidad, orgullo y... excitación.

jueves, octubre 04, 2007

Como tantas veces...

Como tantas veces, hoy me voy a la cama con HAMBRE.


martes, octubre 02, 2007

Anoche

Llevaba un rato acostado sólo cuando entró ella en la habitación y se acurrucó a mi lado.

Se situó con la espalda pegada a mi vientre, y se quedó quieta.

Ella llevaba un camisón corto y comencé a cariciar sus piernas despacio con la mano izquierda, mientras la derecha, medio aprisionado el brazo por su cabeza, buscaba alcanzar sus pezones por debajo de la ropa.

La mano que recorría sus piernas ascendió poco a poco hacia su culo, y descubrí encantado que no llevaba bragas. Seguí hacia adelante y comencé a juguetear por su coño, recorriendo la raja despacio, suavemente, casi provocándola.

Su respiración la delató como otras tantas veces. Mi dedo buscó entre sus pliegues y se hundió en la vagina ya tremendamente húmeda. Metí un segundo dedo y la masajeé así unos instantes antes de dirigirlos hacia su clítoris.

Ella comenzaba a jadear, yo mordisqueaba su cuello y el lóbulo de su oreja.

Me retirá un poco y me desnudé. Me situé de nuevo en la misma posición, y sin dejar de acariciar su clítoris, tumbados de lado, comencé a penetrarla despacio.

Ella aceleró sus jadeos, su coño acogía a mi polla y a mis dedos agradecido, y me pidió que la follara así, despacio, sin dejar de pellizcar sus pezones, mordisquearle el cuello y estimular su clítoris.

Ella fue de lo más rápida... me sorprendió por la inmediatez de su orgasmo, intenso, largo y aparentemente delicioso.

Cuando pasaron sus espasmos, se retiró de mi, agarró mi polla y comenzó a masajearla con delicadeza, casi con mimo. Mi capullo ardía de placer con los movimientos de su mano. Se incorporó un poco y comenzó a acariciar mis huevos. Los estrujó y masajeó hasta que súbitamente 3 chorros de semen salieron despedidos sobre mi vientre y su mano, y yo me creía morir de placer.

Podía haber más noches así...

viernes, septiembre 28, 2007

Otra vez sin ti...


... y muerto de ganas de compartir contigo tantas
cosas...























Otra noche de sueños...

domingo, septiembre 23, 2007

Nada



Nada. Días sin nada. Absolutamente nada. Sólo yo y como muchas otras veces, mi mano.


Nada de nada.


Mi deseo se encuentra con nada.


Promesas, y luego nada.


Y como os dije que os contaría mi vida allá va: nada.


O casi nada.


Mi mano, mi deseo, mi imaginación.


Al menos, me encanta masturbarme.




Más de messenger

Fue una conversación de messenger de lunes por la mañana. Lunes lluvioso pero excitante.

Yo estaba en una cafetería haciendo tiempo con mi portátil cuando entró ella. Charlamos un rato de cosas varias, y pronto derivamos uno de nuestros temas favoritos: el sexo.

No pasó mucho rato cuando yo confesé mi excitación y ella la suya. La verdad es que estaba allí sentado, con una erección terrible, y confesándole mis deseos de masturbarme y leyendo que ella ya lo estaba haciendo.

Fue entonces cuando ella me preguntó si había alguna mujer. La había, sola, y atractiva. Ya me había mirado curiosa varias veces.

Mi interlocutora me sugirió: levántate, mirando a los ojos a esa mujer, pasa tu mano por tu paquete, y sin dejar de mirarla dirígete a los servicios. Luego me cuentas lo que pasa.

Así lo hice, y como si animada por la mujer del messenger, la del bar se lavantó y me siguió.

Me dirigí por el pasillo que lleva a los servicios, ella detrás, cuando ella se metió en el servicio de señoras, me agarró y me arrastró allá dentro.

"Te he estado observando, no se ni con quién ni de qué hablabas, pero tu excitación te delata"

Y allí, en uno de los servicios, se agachó, liberó mi polla y comenzó a lamerla, mientras su mano se perdía bajo su falda, entre sus piernas, y comenzaba a acariciarse al ritmo que su boca me devoraba.

Me la comió así, por puro placer de comerme, por el placer de verme gozar, de oirme gemir, de sentirme explotar en una deliciosa corrida y de saborearla hasta dejarme vacío y exhausto.

Cuando terminó, se levantó, sin dejar de acaricarse, me besó, y se corrió mientras su boca inundaba la mia con mi sabor.

Sin decir nada, se ajustó la ropa, yo la mia, salimos, y seguí mi sesión de messenger contándole lo ocurrido a mi interlocutora, por poco tiempo, pues yo tenía una cita a los pocos minutos.



Por la tarde volví a conectarme y allí estaba ella. Comenzamos de nuevo a charlar de lo de la mañana, y de nuevo nos excitamos como auténticos animales. Esta vez yo estaba en el cocha, en un área de servicio casi vacía.

"dame tu número y te llamo"

Cuando comenzamos a charlar, estábamos los dos masturbándonos. Yo en el coche, la polla en mi mano, oyendo su deliciosa y excitada voz contándome como sus dedos acariciaban su excitado coño, y yo, entre jadeos, como me estimulaba y estaba a punto de correrme con ella.

Fuí yo el que se adelantó, y me quedé unos minutos animándola a ella, extasiado, embelesado con sus gemidos, embrujado por su voz, dulce, sensual, atrapado en su orgasmo.

Fué delicioso compatirlo con ella, como las otra veces que lo hemos hecho juntos por messenger.

Lo único malo de esta historia es que al menos una parte, es una fantasía. ¿Cual?... la que vosotr@s querais.

jueves, septiembre 20, 2007

Malito

Estoy un poco malito, y llego agotado a casa después del trabajo...
A lo mejor necesito algún cuidado...


(En seguida me recupero y sigo)

martes, septiembre 11, 2007

Primer contacto

Dormitábamos en la siesta cuando comenzamos a acariciarnos, despacio, casi perezosos. Nuestras bocas se buscaban, pero eran nuestras lenguas las que se encontraban, se lamían, y poco a poco nos despertaban del sopor de la tarde.


Nuestras manos se adentraron bajo las sábanas y con leves roces comenzaron a despertar nuestros sexos de varios días de inactividad casi total. Ella entreabrió sus piernas permitiéndome acarciar con las yemas de mis dedos todo su coño.


Sentí sus primeros jadeos y me volví hacia mi mesilla. Saqué el virador que nunca había querido utilizar, y lo conecté. Ella me miró un poco perpleja, pero se dejó hacer.


Lo acerqué a su rajita entreabierta y lo deslicé suave y lentamente, recorriéndola entera, hasta parar en su clítoris. Saqué el tubo de lubricante y puse una pequeña cantidad en la punta para que se deslizara mejor, y aceleré un poco la velocidad del vibrador.


Ella comenzó a gemir, y se dejó seducir por el juguete que había tenido olvidado y casi despreciado en la mesilla por tanto tiempo, y aunque no terminamos de explorar todas las posibilidades del aparato, ya que se incorporó y se sentó sobre mi para que terminara con mi lengua mientras ella me comía la polla en un delicioso 69, creo que pronto os podré contar más historias con nuestro nuevo amigo.


domingo, septiembre 09, 2007

Nada


Nada. Así fueron mis vacaciones en tema de sexo.
Nada de nada.
Bueno, casi nada.
Solo...

viernes, agosto 31, 2007

VACACIONES

Las necesito... aunque serán cortas.

Espero volver con alguna cosita que contar.


martes, agosto 28, 2007

¿¿Como??



¿Cómo dar con las palabras?

¿Cómo contar aquella sesión de messenger sin perjuicios?

¿Cómo plasmar mi excitación creciente conforme charlábamos de sexo, de tu nuevo vibrador y como lo habías estrenado el día de antes, de como me pondría ver a mi mujer jugar con el que le regalé y jamás estrenó y que corrí a enseñarte por la cam?

¿Cómo narrar el momento en que te confesé mi excitación, mi intención de masturbarme, y tu me invitaste a hacerlo allí, contigo y para ti?

¿Cómo expresar la primera sorpresa, cuando me preguntaste si quería jugar, hacer paso a paso lo que me ordenaras?

¿Cómo enumerar cada una de tus órdenes, desde desabrochar mi camisa a quitarme toda la ropa, desde acariciar mis pezones a bajar hacia mi polla, desde masajear mi capullo a descender a mis huevos?

¿Cómo seguir contando tu orden de coger el vibrador, ponerlo en marcha, acercarlo a mi capullo, bajar por mi verga, acercarlo a mis huevos, pasar hacia detrás hasta la entrada de mi culo y dejarlo allí un rato, sin dejar de acaricar mi glande con la otra mano?

¿Cómo confesar que cumplí esas órdenes y la de lubricar el aparato y presionar para penetrarme un poco, despacio, sin dejar de acariciarme y de disfrutar de cada una de las sensaciones nuevas que iba descubriendo?

¿Cómo relatar el momento en que apareciste en la imagen con tu vibrador, te despojaste de tu ropa de cintura hacia abajo, y comenzaste a jugar ante la cam con el por todo tu delicioso coño mientras me observabas excitada?

¿Cómo revelar que disfruté descubriendo mi oculto punto G, con la lenta caricia en mi capullo a punto de estallar, con la visión que me brindabas masturbándote conmigo, con los temblores de tu cuerpo con tus dos orgasmos, con la corrida que llenó de semen mi mano?

¿Cómo declarar que mi orgasmo fue maravilloso, intenso, largo, diferente, agotador, turbador, compartido, explosivo?

¿Cómo decir que fue delicioso y muero por repetirlo?

De verdad que me encantaría encontrar las palabras y poder contarlo.

martes, agosto 21, 2007

Sube...

Sube sobre mi, muévete despacio, y siente como con cada uno de tus movimientos, te llenas de mi.

Sube y marca el ritmo que te haga jadear y gozar.

Sube y utilízame.

Sube y muévete hasta que caigas rendida de placer sobre mi.

Sube y déjame vacío dentro de ti.

domingo, agosto 19, 2007

Hace tiempo (Real)

Pensando y releyendo los últimos posts, he recordado una sesión de cine hace años, con una antigua pareja.




Soy incapaz de recordar el título de la película, pero sí recuerdo los cines Buñuel, la primera sesión, el cine casi vacío, y que la cinta era un auténtico coñazo.




Mi chica llevaba un vestido muy ceñido, escotado, con una faldita corta, muy corta, que dejaba gran parte del muslo al descubierto.




No habían pasado 20 minutos, cuando retiré mi mano de la suya, y comencé a acariciar su rodilla. Despacio fui acariciando su muslo hacia arriba, por su parte interna. Ella entreabrió sus piernas un poco para facilitarme el camino. Me volví hacia ella: su lengua esperaba a la mia, en su boca entreabierta, casi casi jadeando ya con mis caricias prohibidas.




Nos besamos y mi otra mano alcanzó a acariciar sus pechos, por encima de su vestido primero, por debajo después. Sus pezones estaban duros, tensos, excitados.




Seguí acariciando por su muslo hasta llegar a su braguita. Acaricié su coño por encima de la tela: estaba empapada. De ella siempre me ponía a cien lo mucho que se le mojaba, hasta el punto de en ocasiones chorrear por el muslo sólo con besarnos.




Sentí su mano en mi pierna, buscando mi verga erecta bajo el pantalón. La acarició un poco por encima, desató los botones de la bragueta, y la liberó de la presion del pantalón, que quedó totalmente abierto, y la sacó de debajo de mi calzoncillo.




Yo estaba totalmente excitado, la punta de mi capullo también húmeda, palpitante.




Mis dedos se colaron por debajo de su braga, y comenzaron a acariciar su clítoris absolutamente excitado, casi desafiante, anhelante de mis caricias. Seguíamos besándonos, cuando comenzamos a acaricarnos, a masturbarnos el uno al otro, jadeando entre lametazos de nuestras lenguas, retorciéndonos en nuestras butacas.




Su mano agarraga y estimulaba mi capullo con pasión, deslizándose con facilidad gracias a mis fluidos, arrancándome gemidos de placer. Ella estaba muy reclinada en la butaca, sentada casi en el borde. Mis dedos descendieron buscando su vagina, penetrándola primero uno, luego otro. Salieron empapados y acariciaron su culo, también húmedo por los jugos que fluían de su sexo.




Volví a su clítoris, y ella agradeció la nueva caricia con un gemido mientras su mano se aferraba con más fuerza a mi polla, aceleró el movimiento, y me arrancó oleadas de placer, gemidos, un delicioso orgasmo, regueros de semen en su mano y en mi vientre.




Seguí acariciando mientras acercaba su mano a su boca y la lamía, entre jadeos, me besó, y comenzó a retorcerse en su butaca, sin dejar de besarme, ahogando gemidos, hasta que no pudo resistir y retiró mi mano de su entrepierna.




Nos quedamos un rato quietos, besándonos. Luego nos limpiamos, nos arreglamos las ropas, y abandonamos el cine antes de que terminara la película. eso sí, quedamos en que teníamos que volver a esa sesión pero con condones... cosa que por lástima no ocurrió.


jueves, agosto 09, 2007

Agradecimientos

Tengo que pedir perdón por no responder a los comentarios de los posts, pero eso no quiere decir que no los lea, en la mayoría de los casos, con auténtica delicia.


Por eso hoy me ha dado por agradecer a todos los que pasáis por el blog el que lo hagáis, y a los que comentais, que me dediqueis ese tiempo.


Gracias a Dulce, Saitam, Galilea, Belita, Teresa, a esa Anónima que firma como Adicta, a Elena, a Casada, a Sayuri, a Maria Alexandra, Luna, Istharb, ... y tantas otras, que vuelvo a pedir disculpas a las que no he nombrado.


Gracias a esos comentarios y enlaces he podido conocer muchos de vuestros blogs, a los que me confieso adicto.


Gracias al blog he recibido mails deciosos, y gracias a que me añadieran a messenger, he tenido el verdadero placer de charlar con mujeres maravillosas de aquí y de allá, y, por qué no confesarlo, compartir algún momento realmente excitante y delicioso.


En definitiva, que gracias a vosotras mantengo este blog abierto, y espero mantenerlo vivo para vuestro deleite.


Besos


martes, agosto 07, 2007

Hambre


Estoy hambriento... hambriento de poseerte, de penetrarte, de follarte, de cogerte, de taladrarte, de empujarte, de correrte, de correrme en ti, de derramarme, de eyacular, de gozar, de gemir, de... y no me queda más que masturbarme junto a ti, como anoche, cuando mirabas sonriente mi mano en mi polla, oias mi respiración acelerarse, y después acariciabas mi semen sobre mi vientre.


lunes, agosto 06, 2007

Aire libre (real)

Fin de semana. Medio día.

Estuvimos en un río de media montaña. De esos en los que es una auténtica gozada refrescarte en verano, y si tienes suerte, encuentras una zona alejada de miradas.

Íbamos con unos amigos, y antes de comer fuimos a refrescarnos sólos a una zona más profunda.

Caminamos un par de minutos, me senté en la orilla y ella se sentó entre mis piernas, justo junto al agua. Me dijo "acaríciame".

Sé que en el campo, con ella, no valen los preámbulos. Metí la mano por la braga de su bikini y encontre su coño ya expectante, húmedo. Comencé a acariciar la entrada de su vagina, y ascendí lentamente hacia su clítoris. Inmediatamente comenzó a suspirar, a jadear, a gemir.

"Tócame los pezones". Humedezco los dedos de mi mano libre con saliva y los meto bajo su sujetador. Estaban duros, ansiosos. Los pellizco suavemente a turnos. Se aceleran sus jadeos. Muerdo su cuello, sus hombros, su boca.

No tardó más de 3 o 4 minutos. Se corrió como una loca en un tiempo record, así, a la orillla del río, entre mis piernas.

Yo me di un baño en el agua fría para bajar mi erección antes de volver con el grupo, aunque mi deseo y excitación tardó un buen rato en relajarse.

Image Hosting

jueves, agosto 02, 2007

Hace un tiempo (real)

No me lo esperaba. Pasó con una pareja que tuve hace unos años, y de vez en cuando todavía lo recuerdo.

A ella le encantaba el 69... irremediablemente yo encima, le gustaba que le lamiera el clítoris, la entrada de la vagina y el ano, y que luego jugara con mis dedos en sus orificios mientras mi lengua no paraba.

También le gustaba que mientras mi polla llenaba su boca, la agarrase con mi mano y recibiese mi capullo en ella cuando sobresalía de entre sus labios.

A mi me ponía tremendamente que ella acercase sus dedos a mi boca, buscase mi lengua, y acariciase levemente su clítoris a la vez que yo lo lamía.

Y era exquisito saber que podía lamer hasta que se corriera, y follar su boca hasta correrme y sentirme succionado hasta la última gota.

Lo extraordinario fue el día en que ella saco la polla de la boca, lamió el recorrido hacia mis huevos, y siguió hasta mi culo. Lo lamió mientras un escalofrío de placer recorría mi cuerpo. Era delicioso, excitante, casi orgásmico.

Luego volvió a mi polla, y delicadamente me introdujo un dedo en mi recien lubricado agujero. Fue especial, excitante, delicioso. Me corrí así, en su boca, entre jadeos, espasmos y corrientes de placer que recorrieron mi cuerpo en uno de los orgasmos más deliciosos de mi vida.

Fué en primavera, en Barcelona hace muchos años, y al poco tiempo nuestras vidas siguieron caminos diferentes, y desde entonces nadie me ha regalado una corrida así.




sábado, julio 28, 2007

Confieso...

Confieso...


...que tengo 39 años, aunque en mi correo pone arnand32.


...que me encanta hablar y escribir de sexo.


...que tengo más fantasías que cosas reales que contar.


...que me masturbé por primera vez a los 13 años.


...que desde entonces no he dejado de hacerlo.


...que mi primera relación sexual la tuve con 18 años.


...que he estado con 4 mujeres.


...que he tenido sexo telefónico, y me gustó.


...que he tenido sexo por messenger, y me gusta.


...que me gusta que me vean y ver con la cam.


...que jamás he conocido a una "cibermujer", aunque me gustaría.


...que ahora no dejaría pasar mujeres que he dejado pasar.


...que desearía hacer relidad muchas fantasías que ya conoce quien haya leido de vez en cuando mi blog.


...que me excito muchísimo escribiendo mi blog y leyendo los vuestros.


...que me encantan las imágenes con alto contenido erótico.


...que de vez en cuando me regalo una sesión de peli porno.


...que acabo de descubrir los lubricantes y son geniales.


...que he colgado alguna foto mia en el blog y en otros sitios de internet, pero que no es la de este post.


y que seguramente me quedan otras muchas cosas que confesar.