viernes, agosto 31, 2007

VACACIONES

Las necesito... aunque serán cortas.

Espero volver con alguna cosita que contar.


martes, agosto 28, 2007

¿¿Como??



¿Cómo dar con las palabras?

¿Cómo contar aquella sesión de messenger sin perjuicios?

¿Cómo plasmar mi excitación creciente conforme charlábamos de sexo, de tu nuevo vibrador y como lo habías estrenado el día de antes, de como me pondría ver a mi mujer jugar con el que le regalé y jamás estrenó y que corrí a enseñarte por la cam?

¿Cómo narrar el momento en que te confesé mi excitación, mi intención de masturbarme, y tu me invitaste a hacerlo allí, contigo y para ti?

¿Cómo expresar la primera sorpresa, cuando me preguntaste si quería jugar, hacer paso a paso lo que me ordenaras?

¿Cómo enumerar cada una de tus órdenes, desde desabrochar mi camisa a quitarme toda la ropa, desde acariciar mis pezones a bajar hacia mi polla, desde masajear mi capullo a descender a mis huevos?

¿Cómo seguir contando tu orden de coger el vibrador, ponerlo en marcha, acercarlo a mi capullo, bajar por mi verga, acercarlo a mis huevos, pasar hacia detrás hasta la entrada de mi culo y dejarlo allí un rato, sin dejar de acaricar mi glande con la otra mano?

¿Cómo confesar que cumplí esas órdenes y la de lubricar el aparato y presionar para penetrarme un poco, despacio, sin dejar de acariciarme y de disfrutar de cada una de las sensaciones nuevas que iba descubriendo?

¿Cómo relatar el momento en que apareciste en la imagen con tu vibrador, te despojaste de tu ropa de cintura hacia abajo, y comenzaste a jugar ante la cam con el por todo tu delicioso coño mientras me observabas excitada?

¿Cómo revelar que disfruté descubriendo mi oculto punto G, con la lenta caricia en mi capullo a punto de estallar, con la visión que me brindabas masturbándote conmigo, con los temblores de tu cuerpo con tus dos orgasmos, con la corrida que llenó de semen mi mano?

¿Cómo declarar que mi orgasmo fue maravilloso, intenso, largo, diferente, agotador, turbador, compartido, explosivo?

¿Cómo decir que fue delicioso y muero por repetirlo?

De verdad que me encantaría encontrar las palabras y poder contarlo.

martes, agosto 21, 2007

Sube...

Sube sobre mi, muévete despacio, y siente como con cada uno de tus movimientos, te llenas de mi.

Sube y marca el ritmo que te haga jadear y gozar.

Sube y utilízame.

Sube y muévete hasta que caigas rendida de placer sobre mi.

Sube y déjame vacío dentro de ti.

domingo, agosto 19, 2007

Hace tiempo (Real)

Pensando y releyendo los últimos posts, he recordado una sesión de cine hace años, con una antigua pareja.




Soy incapaz de recordar el título de la película, pero sí recuerdo los cines Buñuel, la primera sesión, el cine casi vacío, y que la cinta era un auténtico coñazo.




Mi chica llevaba un vestido muy ceñido, escotado, con una faldita corta, muy corta, que dejaba gran parte del muslo al descubierto.




No habían pasado 20 minutos, cuando retiré mi mano de la suya, y comencé a acariciar su rodilla. Despacio fui acariciando su muslo hacia arriba, por su parte interna. Ella entreabrió sus piernas un poco para facilitarme el camino. Me volví hacia ella: su lengua esperaba a la mia, en su boca entreabierta, casi casi jadeando ya con mis caricias prohibidas.




Nos besamos y mi otra mano alcanzó a acariciar sus pechos, por encima de su vestido primero, por debajo después. Sus pezones estaban duros, tensos, excitados.




Seguí acariciando por su muslo hasta llegar a su braguita. Acaricié su coño por encima de la tela: estaba empapada. De ella siempre me ponía a cien lo mucho que se le mojaba, hasta el punto de en ocasiones chorrear por el muslo sólo con besarnos.




Sentí su mano en mi pierna, buscando mi verga erecta bajo el pantalón. La acarició un poco por encima, desató los botones de la bragueta, y la liberó de la presion del pantalón, que quedó totalmente abierto, y la sacó de debajo de mi calzoncillo.




Yo estaba totalmente excitado, la punta de mi capullo también húmeda, palpitante.




Mis dedos se colaron por debajo de su braga, y comenzaron a acariciar su clítoris absolutamente excitado, casi desafiante, anhelante de mis caricias. Seguíamos besándonos, cuando comenzamos a acaricarnos, a masturbarnos el uno al otro, jadeando entre lametazos de nuestras lenguas, retorciéndonos en nuestras butacas.




Su mano agarraga y estimulaba mi capullo con pasión, deslizándose con facilidad gracias a mis fluidos, arrancándome gemidos de placer. Ella estaba muy reclinada en la butaca, sentada casi en el borde. Mis dedos descendieron buscando su vagina, penetrándola primero uno, luego otro. Salieron empapados y acariciaron su culo, también húmedo por los jugos que fluían de su sexo.




Volví a su clítoris, y ella agradeció la nueva caricia con un gemido mientras su mano se aferraba con más fuerza a mi polla, aceleró el movimiento, y me arrancó oleadas de placer, gemidos, un delicioso orgasmo, regueros de semen en su mano y en mi vientre.




Seguí acariciando mientras acercaba su mano a su boca y la lamía, entre jadeos, me besó, y comenzó a retorcerse en su butaca, sin dejar de besarme, ahogando gemidos, hasta que no pudo resistir y retiró mi mano de su entrepierna.




Nos quedamos un rato quietos, besándonos. Luego nos limpiamos, nos arreglamos las ropas, y abandonamos el cine antes de que terminara la película. eso sí, quedamos en que teníamos que volver a esa sesión pero con condones... cosa que por lástima no ocurrió.


jueves, agosto 09, 2007

Agradecimientos

Tengo que pedir perdón por no responder a los comentarios de los posts, pero eso no quiere decir que no los lea, en la mayoría de los casos, con auténtica delicia.


Por eso hoy me ha dado por agradecer a todos los que pasáis por el blog el que lo hagáis, y a los que comentais, que me dediqueis ese tiempo.


Gracias a Dulce, Saitam, Galilea, Belita, Teresa, a esa Anónima que firma como Adicta, a Elena, a Casada, a Sayuri, a Maria Alexandra, Luna, Istharb, ... y tantas otras, que vuelvo a pedir disculpas a las que no he nombrado.


Gracias a esos comentarios y enlaces he podido conocer muchos de vuestros blogs, a los que me confieso adicto.


Gracias al blog he recibido mails deciosos, y gracias a que me añadieran a messenger, he tenido el verdadero placer de charlar con mujeres maravillosas de aquí y de allá, y, por qué no confesarlo, compartir algún momento realmente excitante y delicioso.


En definitiva, que gracias a vosotras mantengo este blog abierto, y espero mantenerlo vivo para vuestro deleite.


Besos


martes, agosto 07, 2007

Hambre


Estoy hambriento... hambriento de poseerte, de penetrarte, de follarte, de cogerte, de taladrarte, de empujarte, de correrte, de correrme en ti, de derramarme, de eyacular, de gozar, de gemir, de... y no me queda más que masturbarme junto a ti, como anoche, cuando mirabas sonriente mi mano en mi polla, oias mi respiración acelerarse, y después acariciabas mi semen sobre mi vientre.


lunes, agosto 06, 2007

Aire libre (real)

Fin de semana. Medio día.

Estuvimos en un río de media montaña. De esos en los que es una auténtica gozada refrescarte en verano, y si tienes suerte, encuentras una zona alejada de miradas.

Íbamos con unos amigos, y antes de comer fuimos a refrescarnos sólos a una zona más profunda.

Caminamos un par de minutos, me senté en la orilla y ella se sentó entre mis piernas, justo junto al agua. Me dijo "acaríciame".

Sé que en el campo, con ella, no valen los preámbulos. Metí la mano por la braga de su bikini y encontre su coño ya expectante, húmedo. Comencé a acariciar la entrada de su vagina, y ascendí lentamente hacia su clítoris. Inmediatamente comenzó a suspirar, a jadear, a gemir.

"Tócame los pezones". Humedezco los dedos de mi mano libre con saliva y los meto bajo su sujetador. Estaban duros, ansiosos. Los pellizco suavemente a turnos. Se aceleran sus jadeos. Muerdo su cuello, sus hombros, su boca.

No tardó más de 3 o 4 minutos. Se corrió como una loca en un tiempo record, así, a la orillla del río, entre mis piernas.

Yo me di un baño en el agua fría para bajar mi erección antes de volver con el grupo, aunque mi deseo y excitación tardó un buen rato en relajarse.

Image Hosting

jueves, agosto 02, 2007

Hace un tiempo (real)

No me lo esperaba. Pasó con una pareja que tuve hace unos años, y de vez en cuando todavía lo recuerdo.

A ella le encantaba el 69... irremediablemente yo encima, le gustaba que le lamiera el clítoris, la entrada de la vagina y el ano, y que luego jugara con mis dedos en sus orificios mientras mi lengua no paraba.

También le gustaba que mientras mi polla llenaba su boca, la agarrase con mi mano y recibiese mi capullo en ella cuando sobresalía de entre sus labios.

A mi me ponía tremendamente que ella acercase sus dedos a mi boca, buscase mi lengua, y acariciase levemente su clítoris a la vez que yo lo lamía.

Y era exquisito saber que podía lamer hasta que se corriera, y follar su boca hasta correrme y sentirme succionado hasta la última gota.

Lo extraordinario fue el día en que ella saco la polla de la boca, lamió el recorrido hacia mis huevos, y siguió hasta mi culo. Lo lamió mientras un escalofrío de placer recorría mi cuerpo. Era delicioso, excitante, casi orgásmico.

Luego volvió a mi polla, y delicadamente me introdujo un dedo en mi recien lubricado agujero. Fue especial, excitante, delicioso. Me corrí así, en su boca, entre jadeos, espasmos y corrientes de placer que recorrieron mi cuerpo en uno de los orgasmos más deliciosos de mi vida.

Fué en primavera, en Barcelona hace muchos años, y al poco tiempo nuestras vidas siguieron caminos diferentes, y desde entonces nadie me ha regalado una corrida así.