miércoles, octubre 25, 2006

¿Dudabas?


¿Acaso dudabas?

No dejo de padecer el deseo por sentir tu sabor, lamerte, y agotarte... y ese padecimiento se alivia dejándome ascender por entre tus piernas y acogiéndome entre ellas.

¿Me invitas?

8 comentarios :

Eva dijo...

mmmmm.... claro que si guapo!
cuando quieras....
besos...

Valeria dijo...

Buen refugio, desde luego, para sentir el deseo ajeno...
Un beso.

Anónimo dijo...

mis piernas están calientes, deseando que las pruebes...
Ven. Te lo ruego.

Lucía

Zârck. dijo...

Una amiga común me ha hablado de la coincidencia que hemos tenido en la foto de la entrada de hoy...
Curioso.

Saludos desde el Jardín.

Nocturna dijo...

Faltaría más! Por un chico como tú, unas piernas como éstas...

Besos Húmedos.

Anónimo dijo...

Siempre has sido mi invitado,aunque tu no lo supieras.

Anónimo dijo...

Siempre has sido mi invitado aunque tú no lo supieras.

Escondida dijo...

No te faltas voluntarias, eh? ;)

Besos