domingo, julio 15, 2007

Sólo puedo recordarte

Me cautivaron tus ojos, tu sonrisa, tus movimientos, tu caminar.
Me cautivaste y no he dejado de recordarte e imaginarte.
Me cautivaste y te he deseado en la soledad de la noche cien veces.

He imaginado tus besos, tus caricias, tu piel, tu entrega.
Te imagino, te deseo, y quiero poseerte, así, sobre ti, agarrado a ti, jadeando sobre ti...

6 comentarios :

Agua de Luna dijo...

Imaginar a alguien que deseas, cerrar los ojos y besar, acariciar..., ke bonito tener a alguien paseandose por tus pensamientos.
Saludos de AguA desde mi LunA
┊ ┊ ┊ ┊ ┊ ☆
┊ ┊ ┊ ┊ ★
┊ ┊ ┊ ☆
┊ ┊ ★
┊ ☆

El Pornografo Reincidente dijo...

Los recuerdos de un anhelo instisfecho alimentan aún más el deseo...O lo consigues o te consumirá

Maria Alexandra dijo...

No se hasta que punto un recuerdo en la soledad de la noche puede engañar nuestros sentidos y hacernos idealizar a la persona deseada...

Sin duda su aparicion y la nitida sensacion de tenerlo (a) junto a nosotros, exalta nuestros sentidos..pero tambien nos hace cautivos de nuestras propias ensoñaciones...en la que casi por magia nos vemos en ellos envueltos.

Besos.

A lo largo de todo el espectro cibernético..... dijo...

El desasosiego va en aumento...limpia el alma espera inquieta a quien libere sus pasiones...y la humedad se hace latente....

belita dijo...

Creo que haces mas que recordar :)

salonia_roma@yahoo.es dijo...

es una pérdida de tiempo soñar y desear. Hay que sentir, apasionarse, vivir, amar. Prefiero historias reales.