lunes, agosto 09, 2010

Sofá

Un minuto... o apenas un segundo, y sentirás mis manos acariciándote, mi boca buscándote, mi cuerpo abrazándote, mi sexo deseándote.

Un segundo, y ese sofá será testigo mudo de horas de nuestros gemidos, se impregnará del sabor de nuestros sexos, del olor de nuestro deseo.

Un segundo...

T.A.

12 comentarios :

© BaBy,(cta de administración blogs) dijo...

Hay segundos que se graban a fuego en la piel y en la retina.

Disfrutarlo

Ese T.A dice mucho





besos calidos

Six X dijo...

volvió la inspiración!

Pasional dijo...

Me excita leerte, muy sugerente... pregunta indiscreta... son hechos reales como los mios??? no me ofendo si preferis no contestar.. bsos

Pasional dijo...

Me excita leerte, muy sugerente... pregunta indiscreta... son hechos reales como los mios??? no me ofendo si preferis no contestar.. bsos

AMOR dijo...

Ese segundo es muy interesante, pero yo necesito horas y horas de placer, de gemidos y de caricias incesantes.
BESAZOS!!!!!!!!!

soñandoenalgunlugar dijo...

En segundos se pueden sentir muchas cosas, tantas, como las que se imaginan con tan pocas palabras... muy sugerente y excitante.

uncerdocabrón dijo...

hay que ver lo que da de si un sofá,

Nikita dijo...

yo esperaría incluso algo más de un segundo..

la envidia me trastorna

besos

Adis dijo...

Uy si los sofas hablaran!! cuantos segundos me han arrebatado en un sofa, divinos sogas, divinos segundos que se convierten en minutos y hasta horas

le damos la bienvenida a tu inspiracion

besitos

Adis

© BaBy,(cta de administración blogs) dijo...

Y yo que venia a ver unas fotitos sugerentes, y va el chico y borra el post

pues nada encanto, que pases un jugueton finde

besos calidos

otra vez

Valdemar Daninsky dijo...

La foto es preciosa. Da ganas de estar toda la noche y parte del día besando esas nalgas y muslos, así como el resto. Es una magnífica imagen de ofrecimiento.

juanita dijo...

si el sofa pudiera hablar lo que diria todos los momentos de placer a escondidas unos segundos unas horas este sofa es mi confidente