sábado, febrero 11, 2017

Delicatessen

Para mi lo es.

El mejor manjar. 

Un delicioso regalo: que me dejes deleitarme con tu sabor.

Inigualable principio... o final.

Poder recorrer cada contorno de tu sexo.  Saborearlo.  Jugar en cada pliegue.  Entrar en el calor y la humedad de tu vagina.  Explorar tu ano.  Estimular el clítoris, despacio, como una mariposa que busca su alimento... al menos al principio... porque según lo que me pidas, lo que me transmitas, puedo acabar siendo el lobo que devora a su presa y comerte con ansia.  

Suave o rudo, tu eliges.

Por tu placer, por el mio, por favor, dájame hoy saborearte.



9 comentarios :

Amando SPH dijo...

Me pones piel de pollo cuando te leo...
No digo mas...

Arnand dijo...

Dices suficiente...

Igual me pone a mi la piel al leerte.

Amando SPH dijo...

Como se te pone? De pollo tambien?...

María Perlada dijo...

Bufff qué delicia esta entrada, me haces vibrar hasta lo más adentro.

Muackssss.

Arnand dijo...

Toda sensible... Hambrienta de un roce, de una caricia

Arnand dijo...

Delicia de tu comentario... Vibrante

Besosss

Amando SPH dijo...

Pues si no me equivoco...al menos para mí...justo así es como mas me gusta...
La piel...

Carmen dijo...

Lobo, siempre lobo.

Más... en privado

Arnand dijo...

Lobo, Carmen. Y no espero menos de ti...